[i2] Investigación e Innovación en Arquitectura y Territorio

La casa de Norman y Wendy Foster en Hampstead

Carlos Solé Bravo

DOI: https://doi.org/10.14198/i2.2014.2.02

Resumen

Entre 1978 y 1979, Norman y Wendy Foster proyectan su propia vivienda en el barrio londinense de Hampstead. El proyecto más personal de los Foster permite —como en tantos otros casos— rastrear los referentes, obsesiones, sueños y frustraciones de sus autores.

Este proyecto representa el primer y único intento de aplicación en el campo de la arquitectura doméstica de un modelo, denominado por Reyner Banham “la nave bien servida”, que utiliza la integración de sistemas como principal estrategia proyectual.

Los 18 meses de intenso trabajo reflejan, a través de las múltiples opciones desarrolladas, la evolución de la obra de la pareja de arquitectos, que avanza desde el funcionalismo fabril de la “nave bien servida”, hacia el expresionismo tecnológico del denominado High-Tech.

En los motivos del fracaso del proyecto, que no llegaría a construirse, subyacen los debates y conflictos —entre arquitectura e ingeniería, prefabricación y artesanía, expresionismo y funcionalismo— en los que el estudio se encuentra inmerso a finales de los años 70, y que precipitarán una nueva forma de entender la relación entre arquitectura y tecnología.


Palabras clave

Foster, Norman; Foster, Wendy; Nave bien servida; Integración de Sistemas; Banham, Reyner

Texto completo:

PDF (2,42 MB) Estadísticas


DOI: https://doi.org/10.14198/i2.2014.2.02

Copyright (c) 2014 Carlos Solé Bravo

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento 4.0 Internacional.